¿Cuándo debe empezar a tomar vitaminas prenatales? Antes de lo que piensas

  • 7 lectura mínima

Hay muchos límites en cuanto a los tipos de medicamentos y suplementos que puedes tomar durante el embarazo, pero las vitaminas prenatales no sólo están permitidas, sino que son muy recomendables.

Unas buenas vitaminas prenatales pueden ayudar a ti y a tu bebé en crecimiento a mantenerlos sanos, asegurando que ambos reciben todos los nutrientes que necesitan para superar esos 9 meses de embarazo tan dependientes.

Sin embargo, si las vitaminas prenatales son para ti y para el bebé, ¿por qué muchos profesionales de la salud dicen a las mujeres que empiecen a tomarlas antes del embarazo? ¿Es seguro hacerlo? Además, ¿has mirado últimamente el pasillo de las vitaminas? Está repleto de opciones.

No te estreses, te cubrimos.


¿Cuándo deberías empezar a tomar vitaminas prenatales?

Hay dos respuestas, pero (¡alerta de spoiler!) ninguna implica esperar hasta la ecografía del primer trimestre.

Cuando decidas intentar un embarazo

¿Estás preparada para formar una familia? Además de programar una visita de control con tu ginecólogo, dejar de tomar anticonceptivos y abandonar comportamientos poco saludables como el tabaquismo, deberías empezar a tomar vitaminas prenatales.

No podrás predecir cuánto tiempo tardarás en quedarte embarazada -pueden ser semanas o meses- y no sabrás que has tenido éxito hasta unas semanas después de la concepción. Las vitaminas prenatales son una parte importante del cuidado preconcepcional.


En cuanto sepas que estás embarazada

Si aún no estás tomando vitaminas prenatales, deberías empezar a tomarlas en cuanto tengas un signo de embarazo positivo en la prueba de orina.

Es posible que tu ginecólogo te sugiera una marca específica o incluso te ofrezca una receta para facilitarte el consumo de vitaminas, pero no tienes que esperar: cada día cuenta cuando estás en el primer trimestre (más información sobre el porqué en un momento).


¿Por qué tomarlas incluso antes de estar embarazada?

El asunto es el siguiente: El embarazo exige mucho de ti. Tu pequeño y lindo feto es en realidad una gran carga para los recursos naturales de tu cuerpo, y por eso pasas tanto tiempo en esos 9 meses sintiendo náuseas, agotamiento, dolor, calambres, mal humor, llanto y olvido.

Tu bebé recibe todos los nutrientes que necesita directamente de ti, por lo que es fácil sufrir carencias de vitaminas y minerales importantes durante el embarazo. Asegurarse de que tu cuerpo tiene lo que necesita para alimentaros a los dos es mucho más fácil si empiezas antes de que llegue el bebé.

Piensa en ello como si se tratara de una reserva: Si tienes más que suficiente de las vitaminas y nutrientes que necesitas para prosperar, puedes permitirte compartir esas vitaminas y nutrientes con tu bebé a medida que crece.


¿Cuáles son los nutrientes más importantes de los productos prenatales, especialmente para el primer mes de embarazo?

Aunque es importante contar con un equilibrio equilibrado de vitaminas y nutrientes durante el embarazo, algunos son auténticos MVP porque ayudan a tu bebé a formar órganos y sistemas corporales vitales, muchos de los cuales empiezan a desarrollarse en las primeras semanas de embarazo.

Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), estos son los nutrientes más importantes que necesitas:


Ácido fólico

Esta vitamina B, el abuelo de los nutrientes prenatales, es la responsable de crear el tubo neural del bebé, es decir, la estructura que acaba formando el cerebro y la columna vertebral. Sin un tubo neural completamente desarrollado, un bebé podría nacer con espina bífida o anencefalia.

Afortunadamente, los expertos están de acuerdo en este punto: Los suplementos de ácido fólico aumentan significativamente la probabilidad de un crecimiento saludable del tubo neural. La Academia Americana de Pediatría sostiene desde hace tiempo que el ácido fólico puede reducir los defectos del tubo neural en al menos un 50%.

¿La única pega? El tubo neural se cierra en las primeras 4 semanas después de la concepción, lo que suele ocurrir antes o justo después de que la mujer se dé cuenta de que está embarazada.

Dado que el ácido fólico es tan eficaz -pero sólo si se ingiere la cantidad suficiente en el momento adecuado-, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las mujeres sexualmente activas en edad fértil tomen 400 microgramos (mcg) de ácido fólico al día (ya sea en una vitamina prenatal o en un suplemento individual).

De este modo, lo tendrás cuando lo necesites, ¡incluso si no lo esperas! Una vez confirmado el embarazo, necesitarás al menos 600 mcg al día.


Hierro

El hierro suministra sangre y oxígeno al feto, ayuda a la formación de la placenta y te proporciona el volumen de sangre adicional que necesitas durante todo el embarazo. Dado que las mujeres embarazadas son propensas a la anemia, los suplementos de hierro también garantizan que tengas la cantidad adecuada de glóbulos rojos en la sangre.

La anemia durante el embarazo se asocia a un mayor índice de partos prematuros y de bajo peso del bebé al nacer.

 

Calcio

Tu bebé pasa mucho tiempo en tu útero construyendo sus huesos y dientes. Para lograr esta hercúlea hazaña, necesita mucho calcio, lo que significa que tú también necesitas mucho calcio.

Si no ingieres suficiente calcio, tu bebé tomará lo que necesite directamente de tus huesos durante el embarazo y la lactancia. Esto puede provocar una pérdida temporal de masa ósea.


¿Tiene algún efecto secundario tomar productos prenatales sin estar embarazada?

En general, las vitaminas y los nutrientes incluidos en los productos prenatales no tienen efectos secundarios perjudiciales; si los tuvieran, no se animaría a las mujeres embarazadas a tomarlos.

Dicho esto, las vitaminas prenatales contienen niveles de nutrientes específicos para las mujeres embarazadas, lo que significa que no siempre son la mejor opción para las personas no embarazadas a largo plazo.

Las necesidades de hierro, por ejemplo, aumentan de 18 miligramos a 27 miligramos durante el embarazo. Si bien los efectos secundarios a corto plazo de un exceso de hierro incluyen leves trastornos gastrointestinales como el estreñimiento y las náuseas, con el tiempo ese exceso de nutrientes podría resultar más problemático.

¿En resumen? Si no estás embarazada o estás planeando un embarazo, puedes dejar de tomar los prenatales hasta que los necesites de verdad (por ejemplo, unos meses antes del embarazo, durante el embarazo y, a menudo, durante la lactancia).


¿Existen beneficios adicionales?

Algunas celebridades confían en los productos prenatales como el secreto de su piel brillante y su melena exuberante porque contienen biotina, una de las vitaminas B más importantes.

Y los rumores sobre los poderes de la biotina para el crecimiento del cabello, las uñas y la piel han circulado desde siempre; muchas personas toman suplementos de biotina precisamente por esta razón.

Sin embargo, un estudio tras otro no ha podido demostrar ningún beneficio significativo para la belleza al tomar biotina, dejando que la evidencia caiga estrictamente en el campo anecdótico.

Sin embargo, además de la biotina, los prenatales tienen algunos beneficios adicionales. Si tomas uno con DHA, por ejemplo, recibirás un impulso de ácidos grasos omega-3 que puede ayudar al desarrollo del cerebro y los ojos de tu bebé.

También puedes obtener yodo para regular la tiroides, que puede ayudar al desarrollo del sistema nervioso de tu bebé.

Por último, hay algunas investigaciones que indican que tomar vitaminas prenatales puede aumentar tus posibilidades de embarazo.

Para ser claros, las vitaminas prenatales no son una cura mágica para los problemas de infertilidad y quedarse embarazada no es tan sencillo como tomarse una píldora. Pero muchos de los nutrientes incluidos en las vitaminas prenatales regulan los sistemas corporales responsables de hacer posible el embarazo.

Por eso, si se toman junto con el ejercicio físico, una dieta sana y la eliminación de los factores de riesgo, como el alcohol y las drogas, puede resultar más fácil quedarse embarazada más rápidamente.


¿Qué debe buscar en un prenatal diario?

Existen docenas de opciones, pero asegúrate de comprobar algunos aspectos clave antes de comprar una vitamina prenatal:


Control normativo

Esta es una forma elegante de recordarle que debe asegurarse de que algún tipo de organización certificada haya verificado las afirmaciones sobre la salud y los ingredientes hechas por el fabricante de la vitamina.

Dado que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no regula los suplementos dietéticos, incluidas las vitaminas prenatales, busque el visto bueno de grupos como la Oficina de Suplementos Dietéticos o la Convención de la Farmacopea de los Estados Unidos.


Dosis

Compara las cantidades de nutrientes clave, como el hierro y el folato, de tu vitamina con las cantidades recomendadas por el ACOG. No querrá tomar una vitamina con demasiado o muy poco de lo que necesita.


De venta libre o con receta

Algunas compañías de seguros cubren una parte o la totalidad de los costes de las vitaminas prenatales, lo que le permite ahorrar dinero. (¡Las vitaminas de venta libre no son baratas!) Si el tuyo lo hace, puedes pedirle a tu proveedor una receta en lugar de comprar la tuya.

Si todavía tienes dudas sobre cómo elegir la vitamina adecuada, no dudes en pedir consejo a tu médico. Y, además, tenemos algunas ideas sobre los mejores prenatales.


Consejos para tomar vitaminas prenatales

¿Sospechas que tus prenatales te están haciendo daño al estómago? Hay formas de minimizar algunos de los efectos más desagradables.

Pregunta a tu médico si puedes cambiar de marca. A veces, un prenatal está formulado de una forma que no te sienta bien.


Prueba otro método. Los prenatales suelen estar disponibles en forma de cápsulas, bebidas, gominolas e incluso batidos de proteínas, y su ingesta puede facilitar el proceso digestivo.

Prueba a cambiar de una cápsula grande a tres gomitas al día o a dividir dos dosis con 12 horas de diferencia.


Bebe mucha agua antes y después.

Si tienes estreñimiento, asegúrate de mantener tu sistema gastrointestinal limpio.

También puedes añadir un suplemento de fibra si te sientes realmente atascado (pero pide primero una recomendación a tu médico).


Experimenta con los alimentos. Si tus vitaminas te provocan náuseas, prueba a tomarlas con o sin comida. Para algunas personas, tomar vitaminas con el estómago vacío es irritante; otras descubren que sólo pueden tomarlas con el estómago vacío.

Lo que hay que saber

Si estás pensando seriamente en quedarte embarazada en los próximos meses, empezar a tomar una vitamina prenatal debería ser lo primero en tu lista de tareas previas a la concepción.


Si ya estás embarazada, empieza a tomarlas cuanto antes. Ayudará a tu bebé a crecer fuerte y sano (y a ti también a mantenerte fuerte y sana).

Si no estás pensando seriamente en quedarte embarazada en este momento, pero técnicamente podrías quedarte embarazada, sigue tomando un suplemento diario de ácido fólico. Te dará lo que necesitas en caso de que te quedes embarazada, sin cargarte con un exceso innecesario de nutrientes prenatales.

Search