Vitamina A - Beneficios y Para Qué Sirve

  • 8 lectura mínima

6 Beneficios de la Vitamina A para la salud, respaldados por la ciencia

La Vitamina A es el término genérico para un grupo de compuestos liposolubles muy importantes para la salud humana.

Son esenciales para muchos procesos en el cuerpo, incluyendo el mantenimiento de una visión saludable, asegurando la función normal del sistema inmunológico y los órganos y ayudando al crecimiento y desarrollo adecuado de los bebés en el útero.

Se recomienda que los hombres obtengan 900 mcg, las mujeres 700 mcg y los niños y adolescentes 300-600 mcg de vitamina A por día (1).

Los compuestos de vitamina A se encuentran tanto en alimentos de origen animal como vegetal y vienen en dos formas diferentes: vitamina A preformada y provitamina A.

La vitamina A preformada se conoce como la forma activa de la vitamina, que el cuerpo puede utilizar tal cual. Se encuentra en productos animales como la carne, el pollo, el pescado y los productos lácteos, e incluye los compuestos retinol, retinal y ácido retinoico.

Los carotenoides de provitamina A - alfa-caroteno, beta-caroteno y beta-criptoxantina - son la forma inactiva de la vitamina que se encuentra en las plantas.

Estos compuestos se convierten en la forma activa en su cuerpo. Por ejemplo, el betacaroteno se convierte en retinol (una forma activa de vitamina A) en el intestino delgado (2).

A continuación se describen seis importantes beneficios para la salud de la vitamina A.

1. Vitamina A Protege tus Ojos de la Ceguera Nocturna y de la Disminución de la Visión Relacionada con la Edad

Salud de los ojos Vitamina A


La vitamina A es esencial para preservar la vista.

La vitamina es necesaria para convertir la luz que llega a tu ojo en una señal eléctrica que puede ser enviada a tu cerebro.

De hecho, uno de los primeros síntomas de deficiencia de vitamina A puede ser la ceguera nocturna, conocida como nictalopía (3).

La ceguera nocturna se produce en las personas con deficiencia de vitamina A, ya que la vitamina es un componente importante del pigmento rodopsina.

La rodopsina se encuentra en la retina del ojo y es extremadamente sensible a la luz.

Las personas con esta condición pueden seguir viendo normalmente durante el día, pero tienen una visión reducida en la oscuridad ya que sus ojos luchan por captar la luz a niveles más bajos.

Además de prevenir la ceguera nocturna, el consumo de cantidades adecuadas de betacaroteno puede ayudar a frenar el declive de la vista que algunas personas experimentan a medida que envejecen (4).

La degeneración macular relacionada con la edad (DMAE) es la principal causa de ceguera en el mundo desarrollado. Aunque se desconoce su causa exacta, se cree que es el resultado de un daño celular en la retina, atribuible al estrés oxidativo (5).

El Estudio de las Enfermedades Oculares Relacionadas con la Edad encontró que dar a las personas mayores de 50 años con alguna degeneración de la vista un suplemento antioxidante (incluyendo el betacaroteno) redujo el riesgo de desarrollar degeneración macular avanzada en un 25% (6).

Sin embargo, una reciente revisión Cochrane encontró que los suplementos de betacaroteno por sí solos no previenen ni retrasan el deterioro de la vista causado por la DMAE (7).

RESUMEN
El consumo de cantidades adecuadas de vitamina A previene el desarrollo de la ceguera nocturna y puede ayudar a retrasar el deterioro de la vista relacionado con la edad.

2. La Vitamina A Puede Reducir Riesgo de Ciertos Cánceres

El cáncer se produce cuando las células anormales comienzan a crecer o dividirse de forma descontrolada.

Dado que la vitamina A desempeña un papel importante en el crecimiento y desarrollo de las células, su influencia en el riesgo de cáncer y su papel en la prevención del cáncer es de interés para los científicos (8, 9).

En estudios de observación, el consumo de mayores cantidades de vitamina A en forma de betacaroteno se ha relacionado con una disminución del riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluido el linfoma de Hodgkin, así como el cáncer de cuello uterino, pulmón y vejiga (10, 11, 12, 13).

Sin embargo, aunque las altas ingestas de vitamina A procedentes de alimentos vegetales se han asociado con un menor riesgo de cáncer, los alimentos animales que contienen formas activas de vitamina A no están vinculados de la misma manera (14, 15).

Del mismo modo, los suplementos de vitamina A no han mostrado los mismos efectos beneficiosos (16).

De hecho, en algunos estudios, los fumadores que tomaban suplementos de betacaroteno experimentaban un mayor riesgo de cáncer de pulmón (17, 18, 19).

Por el momento, la relación entre los niveles de vitamina A en el cuerpo y el riesgo de cáncer aún no se comprende del todo.

Aún así, las pruebas actuales sugieren que obtener una cantidad adecuada de vitamina A, especialmente de las plantas, es importante para la división celular sana y puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer (20).


RESUMEN
El consumo adecuado de vitamina A de alimentos de plantas enteras puede reducir el riesgo de ciertos cánceres, incluyendo el linfoma de Hodgkin, así como el cáncer de cuello uterino, pulmón y vejiga. Sin embargo, la relación entre la vitamina A y el cáncer no se entiende completamente.

3. Vitamina A Soporta Tener un Sistema Inmunológico Saludable

La vitamina A juega un papel vital en el mantenimiento de las defensas naturales del cuerpo.

Esto incluye las barreras mucosas de los ojos, pulmones, intestinos y genitales que ayudan a atrapar las bacterias y otros agentes infecciosos.

También está involucrada en la producción y función de los glóbulos blancos, que ayudan a capturar y eliminar las bacterias y otros patógenos del torrente sanguíneo.

Esto significa que una deficiencia de vitamina A puede aumentar su susceptibilidad a las infecciones y retrasar su recuperación cuando se enferma (21, 22).

De hecho, en los países donde las infecciones como el sarampión y el paludismo son comunes, se ha demostrado que la corrección de la deficiencia de vitamina A en los niños disminuye el riesgo de morir a causa de estas enfermedades (23).


RESUMEN
Tener suficiente vitamina A en la dieta ayuda a mantener el sistema inmunológico sano y a funcionar de la mejor manera posible.

4. Vitamina A Reduce el Riesgo de Desarrollar Acné

El acné es un trastorno crónico e inflamatorio de la piel.

Las personas con esta condición desarrollan puntos dolorosos y espinillas, más comúnmente en la cara, la espalda y el pecho.

Estas manchas se producen cuando las glándulas sebáceas se obstruyen con piel y aceites muertos. Estas glándulas se encuentran en los folículos pilosos de la piel y producen sebo, una sustancia aceitosa y cerosa que mantiene la piel lubricada e impermeable.

Aunque las manchas son físicamente inofensivas, el acné puede tener un efecto grave en la salud mental de las personas y provocar baja autoestima, ansiedad y depresión (24).

El papel exacto que desempeña la vitamina A en el desarrollo y el tratamiento del acné sigue sin estar claro (25).

Se ha sugerido que la deficiencia de vitamina A puede aumentar el riesgo de desarrollar acné, ya que provoca una sobreproducción de la proteína queratina en los folículos pilosos (27).

Esto aumentaría el riesgo de acné al dificultar la eliminación de las células cutáneas muertas de los folículos pilosos, lo que provocaría obstrucciones.

Algunos medicamentos para el acné a base de vitamina A ahora están disponibles con receta médica.

La isotretinoína es un ejemplo de retinoide oral eficaz para el tratamiento del acné grave. Sin embargo, este medicamento puede tener efectos secundarios graves y sólo debe tomarse bajo supervisión médica (28, 29).


RESUMEN
No está claro el papel exacto de la vitamina A en la prevención y el tratamiento del acné. Sin embargo, los medicamentos basados en la vitamina A se utilizan a menudo para tratar el acné grave.

5. Vitamina A es Fundamental para la Salud de los Huesos

Los principales nutrientes necesarios para mantener los huesos sanos a medida que se envejece son las proteínas, el calcio y la vitamina D.

Sin embargo, el consumo de suficiente vitamina A también es necesario para el crecimiento y desarrollo adecuados de los huesos, y la deficiencia de esta vitamina se ha relacionado con la mala salud de los huesos.

De hecho, las personas con niveles bajos de vitamina A en la sangre corren un mayor riesgo de sufrir fracturas óseas que las personas con niveles saludables (30).

Además, un reciente meta-análisis de estudios de observación encontró que las personas con las cantidades más altas de vitamina A total en su dieta tenían un 6% menos de riesgo de fracturas (30).

Sin embargo, es posible que los bajos niveles de vitamina A no sean el único problema en lo que respecta a la salud de los huesos. Algunos estudios han descubierto que las personas con altos consumos de vitamina A también tienen un mayor riesgo de sufrir fracturas (31).

Aun así, todos estos hallazgos se basan en estudios de observación, que no pueden determinar la causa y el efecto.

Esto significa que actualmente no se comprende del todo la relación entre la vitamina A y la salud de los huesos, y que se necesitan más ensayos controlados para confirmar lo que se ha visto en los estudios de observación.

Tenga en cuenta que el estado de la vitamina A por sí solo no determina su riesgo de fracturas, y el impacto de la disponibilidad de otros nutrientes clave, como la vitamina D, también juega un papel (32).


RESUMEN
El consumo de la cantidad recomendada de vitamina A puede ayudar a proteger sus huesos y reducir el riesgo de fracturas, aunque la conexión entre esta vitamina y la salud de los huesos no se entiende del todo.

6. Vitamina A Promueve el Crecimiento y la Salud Reproductiva

La vitamina A es esencial para mantener un sistema reproductivo saludable tanto en hombres como en mujeres, así como para asegurar el crecimiento y desarrollo normal de los embriones durante el embarazo.

Los estudios en ratas que examinan la importancia de la vitamina A en la reproducción masculina han demostrado que una deficiencia bloquea el desarrollo de los espermatozoides, causando infertilidad (33, 34).

Asimismo, estudios en animales han sugerido que la deficiencia de vitamina A en las hembras puede afectar a la reproducción al reducir la calidad del huevo y afectar a la implantación del huevo en el útero (33).

En las mujeres embarazadas, la vitamina A también interviene en el crecimiento y el desarrollo de muchos de los principales órganos y estructuras del feto, incluidos el esqueleto, el sistema nervioso, el corazón, los riñones, los ojos, los pulmones y el páncreas.

Sin embargo, aunque es mucho menos común que la deficiencia de vitamina A, un exceso de vitamina A durante el embarazo también puede ser perjudicial para el bebé en crecimiento y puede provocar defectos congénitos (35, 36).

Por lo tanto, muchas autoridades sanitarias recomendaron a las mujeres que evitaran los alimentos que contienen cantidades concentradas de vitamina A, como el paté y el hígado, así como los suplementos que contienen vitamina A durante el embarazo.


RESUMEN
Las cantidades adecuadas de vitamina A en la dieta son esenciales para la salud reproductiva y el desarrollo saludable de los bebés durante el embarazo.

Tomar Demasiada Vitamina A Puede Ser Arriesgado

La vitamina A es una vitamina liposoluble, que se almacena en el cuerpo. Esto significa que el consumo excesivo puede conducir a niveles tóxicos.

La hipervitaminosis A es causada por el consumo de demasiada vitamina A preformada a través de la dieta o de suplementos que contienen la vitamina.

Los síntomas pueden incluir náuseas, mareos, dolores de cabeza, dolor e incluso la muerte.

Aunque puede ser causada por la ingesta excesiva de la dieta, esto es raro en comparación con el consumo excesivo de suplementos y medicamentos.

Además, comer mucha provitamina A en su forma vegetal no conlleva los mismos riesgos, ya que su conversión a la forma activa en el cuerpo está regulada (37).


RESUMEN
Comer grandes cantidades de la forma activa de la vitamina A de alimentos, medicamentos o suplementos de origen animal puede ser tóxico. El consumo excesivo de provitamina A de alimentos vegetales es poco probable.

En Resumen

La vitamina A es vital para muchos procesos importantes en el cuerpo.

Se utiliza para mantener una visión saludable, asegurar el funcionamiento normal de los órganos y el sistema inmunológico, así como para establecer un crecimiento y desarrollo normal de los bebés en el útero.

Tanto la falta como el exceso de vitamina A pueden tener efectos negativos en su salud.

La mejor manera de asegurarse de que usted obtiene el equilibrio correcto es consumir alimentos ricos en vitamina A como parte de su dieta normal y evitar los suplementos con cantidades excesivas.

La mejor manera de asegurarse de que usted obtiene el equilibrio correcto es consumir alimentos ricos en vitamina A como parte de su dieta normal y evitar los suplementos con cantidades excesivas.

Search